La cartelería digital en Barcelona cada vez está más presente en las empresas al igual que sucede en los diferentes territorios de España.

Según los últimos datos de Septiembre de 2019 del Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, existen 2.896.048 empresas en España. El digital signage (cartelería digital) para la publicidad digital está arrasando en las industrias y por eso, cada vez más son las compañías que apuestan por este tipo de comunicación. La señalización digital permite a las marcas  darse a conocer mediante un contenido visual creativo en el que el marketing de contenidos juega un papel fundamental. Este contenido se proyectará mediante un monitor informativo para mantener informados a los empleados con el objetivo de mejorar la comunicación interna en una empresa y para generar más beneficios. 

En este contexto, Easyscreen, una empresa holandesa con años de trayectoria en el mercado de digital signage ha apostado por expandirse a España. Actualmente, están instalados en Sitges (Barcelona), desde donde se enfocan en proporcionar las mejores soluciones para la publicidad digital para todos los sectores e industrias que la requieran, mediante los mejores tipos de pantallas digitales y un sistema de cartelería digital. 

Es que, con este gran número de negocios registrados en la Seguridad Social, resulta evidente que hay que innovar y adaptarse al cambio para poder competir. Según un artículo escrito por IT reseller las ventajas del uso de la cartelería digital son cada vez mayores y está previsto que crezca un 19.9% en 2019 alcanzando 54.653 unidades a medida que más empresas continúan adoptando esta tecnología de visualización con fines publicitarios y de información general. También, añaden que el crecimiento medio anual en España para esta solución será del 12,1% hasta 2022, cuando se alcanzarán las 71.929 unidades valorando el mercado en 106 millones de euros.

Además, por si fuera poco, el mercado de la cartelería digital o digital signage crecerá a un ritmo anual del 7,3% hasta situarse en los 29.600 millones de dólares, en parte por la modernización de las tiendas que quieren entrar en la era digital.